Lifting Facial

¿Qué es?

Es un procedimiento quirúrgico que se usa para eliminar las arrugas faciales, piel colgante, depósitos de grasa u otros signos visibles de la edad.

Este procedimiento devolverá el tono cutáneo, recuperación de los puntos de luz y los relieves faciales proporcionando un aspecto de rejuvenecimiento y vitalidad, que el tiempo había hecho desaparecer. Un lifting se realiza en una sola intervención, tras un estudio minucioso en el cual cirujano-paciente acuerdan los objetivos que se desean conquistar mediante este procedimiento.

 

Lifting de Tercio superior:

Este procedimiento nos dará como resultado la disminución de las arrugas de las frente y del contorno de los ojos, elevara las cejas y contribuirá a mejorar la apariencia del parpado superior, este procedimiento requiere de una mínima recuperación con ligeras molestias e indicaciones bastante simples.

La micro- incisión que se requiere, quedara oculta en el cuero cabelludo.

 

Lifting de tercio inferior:

También conocido bajo el término de “ritidectomía “este procedimiento le devolverá el contorno facial sin cambiar su fisionomía o expresión facial, en este procedimiento tensaremos la piel del cuello, zona mandibular, malar, y peri orbicular.

Las incisiones serán en lugares estratégicos de su anatomía facial, tales como los pliegues de la oreja incluso ocultas en el cuero cabelludo con la finalidad de que pasen inadvertidas. Tras 2 a 3 semanas notara su ovalo facial bien definido, cuello y escote más terso mejillas firmes y le devolverá esa imagen fresca por medio de este contorno facial armónico, sin perder los rasgos de identidad.

 

¿Por qué hacerlo o para que hacerlo?

Con el paso del tiempo, las personas, van experimentando diferentes síntomas de la edad. En algunos casos aparecen arrugas y se marcan más los signos de expresión. Lo que consigue el lifting es poner freno a esta situación, darle un nuevo aire joven y tenso a nuestra cara y hacernos recuperar un aspecto renovado y vital. Los pacientes que se realizan un lifting consiguen unos resultados duraderos, ofreciendo una nueva oportunidad verse joven.

¿Cómo es el procedimiento?

La intervención por lo general se realiza bajo anestesia general, aunque en ocasiones se recurre a anestesia local y sedación, dependerá de la zona y la magnitud de la operación. El periodo mínimo de estancia en clínica suele ser de una noche, con el fin de evitar anomalías o complicaciones durante el post-operatorio y comprobar la correcta evolución del paciente.

 

La intervención se realiza con una incisión a la altura de las sienes, donde comienza a aflorar el cabello, detrás de la oreja en algún pliegue, dependiendo de la zona a tratar, los objetivos y anatomía del paciente, con el fin de disimular cualquier tipo de cicatriz de la mayor forma posible. El cirujano extirpa la grasa, con el fin de conseguir moldear y definir el rostro. Después se procederá a tensar los músculos y por último, antes de finalizar la operación, eliminar el exceso de piel.

Posterior a la cirugía se colocará un vendaje que se retirará en la primera semana tras la operación. Es posible que su aspecto luzca desmejorado, con moratones y una leve hinchazón, estos síntomas irán remitiendo con el paso del tiempo, sin tener que darles mayor importancia. Por regla general, los pacientes ven cómo su aspecto mejora progresivamente y se sienten mejor a partir de los 10 días, lo que implica que el regreso a la vida laboral, estará marcado en el entorno de 1 a 2 semanas.

Show Buttons
Hide Buttons